Gertrude Baniszewski

"Me he quedado encerrada, ¿quién puede tenderme una mano?
Porque todo lo que pienso aquí se asienta.
Ya no son los avatares de los seres,
Ni los cordones que estoy siempre atando,
Ni los rincones oscuros de la casa,
Ni sus ojos, hermosamente fríos,
Es todo el polvo que vuela certero,
Son las pesadillas, los sueños inconfesables,
Es del raciocinio el frustrado intento
De hilar redes que soporten la bruma.
Y las personas más frívolas que existen.
Es de donde ya no puedo salir, es fuego
Donde me voy consumiendo con el tiempo,
Es el sin cesar de las palabras que dicen,
Es el único camino hacia lo eterno.
¿Quién me daría ahora la mano?
Desde aquí lo digo, desde el encierro,
Con estas letras exactas y oscuras".

Photobucket